Cómo imprimir fotos digitales en casa

Cómo imprimir fotos digitales en casa

Ahora que todos caminamos con cámaras de alta resolución en el bolsillo (es decir, nuestros teléfonos inteligentes), la gente está tomando más fotos que nunca. Pero rara vez convertimos nuestras imágenes digitales en impresiones, y mucho menos ponemos el tiempo y el esfuerzo en imprimir de la manera correcta.

Esto es una lástima. Una impresión no sólo le permite apreciar mejor sus fotografías, sino que también contamos con la tecnología actual para realizar las mejores impresiones posibles, lo que convierte a su oficina en un laboratorio fotográfico profesional.

Digital Trends habló recientemente con el director de Diseño de Experiencias de Adobe, Matthew Richmond, sobre cómo imprimir fotos digitales en casa con un aspecto impecable en todo momento. Desde el tipo de archivo hasta la gestión del color y la selección del papel, el camino para producir un gran arte comienza con mucha ciencia.

Si ha intentado imprimir en casa y se ha sentido frustrado por el color o el brillo imprecisos, no tire la impresora de fotos, es probable que la solución a su problema se encuentre a continuación. Y para cualquiera que aún no haya dado el paso y comprado una buena impresora, tenemos un buen punto de partida.

¿Por qué mi impresión se ve diferente de la pantalla?

El problema más confuso cuando se trata de hacer sus propias impresiones es el inevitable desajuste entre lo que ve en la pantalla de su ordenador y lo que ve en la impresión. Las sombras salen demasiado oscuras, los rojos se ven anaranjados, o lo que sea. En realidad, esto no tiene que ser inevitable.

Aunque existen normas para calibrar las pantallas de ordenador, muchos monitores no se ajustan a ellas en la fábrica. Las razones de esto pueden variar, pero probablemente se reduce a lo que un fotógrafo necesita versus lo que un departamento de marketing piensa que los consumidores quieren.

Los monitores a menudo se jactan de lo impresionantemente brillantes que pueden llegar a ser (algunos dicen que los fabricantes están tratando de engañarlo), pero una pantalla ajustada a su brillo máximo rara vez es buena para la fotografía. Juzgue la exposición en una pantalla que es demasiado brillante y puede ajustar su imagen para hacerla más oscura, lo que lleva a una impresión que es demasiado oscura.

Desde el tipo de archivo hasta la gestión de colores y el tipo de papel, el camino para producir un gran arte comienza con mucha ciencia además existen programas para editar fotos gratis que le dan su toque profesional.

Mientras que el brillo es relativamente fácil de arreglar, el color es un tema mucho más delicado. Incluso si un monitor está calibrado correctamente en la fábrica, su color cambiará con el tiempo.

La calibración del color debería ser una parte esencial de cualquier flujo de trabajo de imagenología digital”, dijo Richmond. “De lo contrario, es imposible decir si los colores mostrados son realmente precisos.

Aunque hay herramientas incorporadas para calibrar su pantalla a ojo, la única solución verdaderamente precisa es utilizar un colorímetro de hardware, como los de X-Rite y Datacolor.

Estos dispositivos se apoyan en la pantalla y miden el tono, la saturación y la luminancia de parches de color específicos y luego crean un perfil de monitor que le indica a la tarjeta gráfica cómo ajustar su salida para mostrar el color adecuado.

Puede sonar complejo, pero el software maneja todo más o menos automáticamente, lo que puede hacer que el uso de un colorímetro sea mucho más simple (y más preciso) que la calibración manual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *