Cómo usar las máquinas de pesas y el equipo del gimnasio

Cómo usar las máquinas de pesas y el equipo del gimnasio

Navegar a través de los pasillos de equipos de gimnasio pesados marcados con perillas, manijas, poleas y cables puede sentirse más que un poco intimidante. Los expertos hacen que el entrenamiento de fuerza en estas máquinas parezca fácil. Pero si eres nuevo en el gimnasio, ¿Cómo vas a saber dónde sentarte, cómo moverte o qué ajustes hacer?

Además, cada fabricante y marca de gimnasio fabrica sus aparatos de forma ligeramente diferente. Las máquinas de press de pecho funcionarán más o menos igual, pero los mandos, las asas y los ajustes no serán idénticos cuando se utilice un modelo Fitness. Esto puede poner en desventaja a los nuevos asistentes al gimnasio.

Configuración básica de los equipos de gimnasio

La buena noticia es que las máquinas están diseñadas para que el entrenamiento de fuerza sea comparativamente fácil. Guían su cuerpo a través de rangos de movimiento controlados, en lugar de obligarle a controlar sus propios movimientos con pesos libres. Los fabricantes de aparatos de gimnasia quieren facilitarle el proceso, así que ponga en práctica estos consejos cuando se encuentre con equipos desconocidos.

Lea las instrucciones

Busque el panel de instrucciones en todas las máquinas de pesas selectorizadas. Estas instrucciones suelen indicar los grupos musculares para los que está diseñada la máquina, cómo funciona y dónde están los puntos de ajuste en la máquina. Busque estas instrucciones y tómese el tiempo necesario para leerlas.

Si se siente incómodo leyendo las instrucciones en la máquina, tome una foto de las instrucciones con su teléfono, aléjese para leerlas y vuelva a la máquina cuando esté listo.

Busca el punto de ajuste

Nadie tiene exactamente el mismo cuerpo: algunas personas son más altas, otras más bajas, algunas tienen brazos y piernas largos, otras tienen torsos cortos. El resultado es que el rango de movimiento y la mecánica de cada persona para un ejercicio en particular no debería ser exactamente el mismo: debería ajustarse en función de las necesidades personales.

Los fabricantes de máquinas intentan adaptarse a personas de todas las formas y tamaños proporcionando puntos de ajuste en el equipo de gimnasio. Normalmente, estos puntos de ajuste se encuentran en el asiento, en el respaldo de la silla o en la ubicación de las partes móviles de la máquina. Estos puntos de ajuste suelen estar marcados con asas de colores brillantes para su rápida identificación.

Comience con un peso ligero

En el caso de los equipos selectorizados, todo lo que tiene que hacer para seleccionar un peso es sacar el pasador de la pila de pesas e insertarlo de nuevo en la pila en la cantidad de peso que desea levantar. Si no está familiarizado con una máquina, o no está seguro de haber realizado los ajustes adecuados en la máquina para su altura, seleccione un peso ligero y pruebe el rango de movimiento.

Ajusta hasta que te sientas cómodo

Si tiene la sensación de que sus articulaciones se están hiperextendiendo mientras realiza un levantamiento, o tiene que forzar la espalda de forma incómoda para empujar contra el asiento, ajuste su forma.1 Si las pesas están chocando contra la pila antes de que haya realizado un rango completo de movimiento, o las almohadillas de la máquina están golpeando sus articulaciones de forma incómoda, es probable que haya que ajustar algo.

Tu cuerpo debe sentirse estable y cómodo mientras realizas cada ejercicio, así que comprueba los puntos de ajuste y prueba una posición diferente para ver si te ayuda. En caso de duda, pida ayuda a un entrenador o empleado del gimnasio.

Cómo utilizar el equipo correctamente

Una vez que haya ajustado la máquina correctamente, elija un peso que le resulte desafiante. Debes ser capaz de realizar entre 10 y 12 repeticiones seguidas, en las que la última o las dos últimas te lleven al límite. Si consigues hacer 12 repeticiones sin problemas, es el momento de aumentar la cantidad de peso. Si te cuesta hacer cuatro o cinco repeticiones, considera la posibilidad de ir un poco más ligero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *